Cómo mantener sano tu hígado

Cómo mantener sano tu hígado

El hígado es un órgano que tiene varias funciones, pero una de las mas importantes es “desintoxicar” o eliminar todas las toxinas de nuestra sangre, en pocas palabras es el encargado de “limpiarla”, sin embargo, en algunas ocasiones estas funciones se ven disminuidas pudiendo afectar otros órganos o haciéndonos sentir mal.  

Y ¿Por qué motivos tu hígado no estaría funcionando al 100%? Aquí te lo cuento:

  1. Puede ser que la primera fase de desintoxicación se ve interrumpida. Esto significa que las toxinas no pueden ser procesadas, así que se quedan circulando en la sangre por más tiempo. Esto puede ser provocado por intolerancia a la cafeína, consumo de ciertas medicinas, alcohol, drogas o cigarro.
  2. la segunda fase de desintoxicación se ve interrumpida. Las toxinas se acumulan en el sistema o se satura la fase 1 de desintoxicación (la que mencione arriba), por lo que se crean radicales libres que generan inflamación en nuestras células. Esto puede ser provocado por pesticidas, metales pesados (como aluminio o mercurio), dioxinas (compuestos químicos en el ambiente), cafeína o alcohol.
  3. El sistema digestivo está inflamado o no funciona correctamente. Esto puede suceder debido al intestino permeable, que es cuando las paredes del intestino se “abren” un poco más de lo normal, permitiendo el paso de algunas sustancias o nutrientes.
  4. Inflamación en el hígado. Esta inflamación bloquea los canales de filtración y puede ser provocado por consumo de medicinas, alcohol o síndrome metabólico.
  5. Disfunción en la vesícula. La vesícula es un órgano de nuestro cuerpo que ayuda a procesar hormonas, al no funcionar bien, estas hormonas aumentan en la sangre, dificultando su procesamiento en el hígado. Un motivo para que esto pase, puede ser por presencia de piedras.

Ahora seguramente te estarás preguntando en cómo sabrías si tu hígado no funciona bien. No te preocupes, a continuación, te doy algunos signos o síntomas:

  1. Fatiga constante y ganas de dormir por las tardes – roncar.
  2. Sueño interrumpido (sobretodo al rededor de las 2-4 am).
  3. Asma y alergias.
  4. Problemas en la piel (como acné o rosacea)
  5. Ganancia o pérdida de peso inexplicable, grasa abdominal excesiva.
  6. Problemas de glucosa.
  7. Malabsorción de nutrientes.
  8. Indigestion y reflujo (sobretodo al comer alimentos con mucha grasa).
  9. Infecciones crónicas.
  10. Síndrome pre menstrual, líbido disminuido o infertilidad.

Y ojo, que tengas alguno no significa que tu hígado esté mal o tengas que correr al hospital, pero si juntas varios síntomas, te recomiendo que visites a algún especialista de salud.

Ahora seguramente te estarás preguntando qué puedes hacer para mejorar estas condiciones, te lo platicaré próximamente en otro artículo del blog Atlesia, espéralo pronto

Espero que esta información te sea útil. Y recuerda, tu cuerpo es tu templo.

Si tienes dudas o comentarios, escríbeme en mi cuenta de Instagram @sistemma.nutricion o mándame un correo a Emma.suarez@sistemma.com.mx

 

Emma Isabel Suárez Ruiz

Maestría en nutrición clínica, health coach y especialista en deportes de alto rendimiento y balance hormonal.

  • Jun 16, 2021
  • Categoría: Atlesia +
  • Comentarios: 0
Dejar comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de que se publiquen